miércoles, 17 de abril de 2013

El tren de la vida.



Es doloroso ver como se alejan, sin que tu puedas hacer nada para frenarlo. Ves el proceso de esa horrible enfermedad, de la que tanto has oído hablar, pero no crees que te vaya a tocar. 
Encerrado en esa habitación, lleno de tubos, vas viendo como pierde sus fuerzas día tras día, como sus ojos se llenan de sufrimiento.. Y los del resto de lagrimas. Nadie quiere dejar la sala, nadie quiere perder la oportunidad de despedirse..
Y finalmente llega el momento. El adiós. Estudiando por la noche, de última hora, oyes el timbre de un teléfono y con él pasos apresurados, que corren hacia el hospital.
Pasar la noche en vela, llorando, recordando y levantarse a la mañana siguiente fingiendo que no sabes nada, aun que tus ojeras te delaten.
Probablemente la peor sensación del mundo, estar mal y saber que tienes que dar la cara por muchos, por él.

Cuatro meses más tarde la misma sensación de distinta forma. Esta vez es una llamada estando en la biblioteca, solo se oyen llantos, pero reconoces esa voz y te imaginas lo peor.
Corres en busca de una explicación, pero nadie sabe nada. Esa tarde te juntas con tus amigos, con los que te apoyan, pero sobre todo, con los que necesitan tu apoyo.
Al llegar a casa te metes en internet, en busca de las respuestas que nadie te puede dar y encuentras lo que todos se temían, pero nadie quería escuchar.
Otra vez esa horrible sensación.

Así es como descubrí yo el significado de dolor. Uno tras otro, en a penas cuatro meses este tren se los llevó a los dos y con ellos un trozo de mi.
Cada día que los recuerdo mi rostro se ilumina de una manera triste; ya no están, pero se que fueron muy felices mientras estuvieron.
Disfrutaron cada segundo con los suyos, sin importarles el resto, sabiendo cuales eran sus prioridades.
Y es que aun que suene paradójico, e incluso algo macabro, eran los vividores que todos nosotros deberíamos ser.




JJ                                                                                                                                      EGM

4 comentarios: